LA MEJOR DIETA PARA TU CABELLO

LA MEJOR DIETA PARA TU CABELLO

Cuando de estética se habla tal vez no haya mujer en el mundo que no se interese, ya sea en lo que tiene que ver con la ropa como con los peinados. Ultimas modas, formas renovadoras de acomodar el pelo, estilos joviales o señoriales, looks osados o conservadores. Todo vale para que la mujer se vea más sensual, sólo es necesario encontrar la combinación que mejor le sienta a cada una.

Y en este sentido, hay un punto capaz de modificar todo: el color del pelo. Un buen corte con un color que no encaja con la persona adecuada deja de ser un buen corte, de la misma manera que un buen color puede levantar incluso las imperfecciones de un peinado. Los tonos atrapan, dan personalidad, otorgan vida al primer impacto del ojo. Y dan personalidad como pocos elementos en la batería de accesorios.

Sin embargo hay que ser precavido, porque al pelo hay que cuidarlo; no es cuestión de someterlo a crueldades y productos químicos sólo por el hecho de estar bonita una o dos noches. Es ahí cuando hay que escuchar a los expertos.

En principio, lo más importante es utilizar productos para el color del cabello conocidos, respaldados por una marca y una historia como Koleston. También puede utilizarse una espuma para el color del cabello. De esta manera tendremos la garantía de que una de nuestras armas más sensuales, el pelo, no se perjudicará.

Y después, habrá que darle una buena dieta. ¿Cómo es eso? Simple: para que el pelo esté sano, es importante comer sano, una ingestión que incluya sobre todo hidratos de carbono y proteínas. Y acá es necesario informarse sobre qué minerales y vitaminas son recomendables. A saber:

El grupo de vitaminas A (leche, huevos, pescados, hígados, entre otros) hace fuerte las raíces del pelo y promueve el crecimiento. Eso sí, no habrá que excederse porque puede ser contraproducente. El grupo de vitaminas E (frutos secos, brócoli, espinaca, huevos, germen de trigo, cereales) tonifica el cabello y aumenta la circulación de la sangre. El grupo de vitaminas H (arroz, hígado, leche, cereales con avena, soja, maíz, cebada) capta la grasa que se puede generar en el cuero cabelludo y aporta elasticidad. El grupo de vitaminas B (pollo, carne, pescado, yema de huevo, cereales integrales, vegetales, levadura de cerveza) ayuda a que el pelo no se caiga ni pierda su color natural, y lo hace más fuerte.

El grupo de vitaminas E (cítricos, papa, melón, ananá, kiwi) mantiene sana la piel del cuero cabelludo.

Los minerales (zinc, potasio, hierro, cobre y selenio), por su parte, nutren el pelo y le dan brillo y vida.

CONTENIDO RELACIONADO